¿Por qué es importante el Telemarketing en su empresa?
Consideramos que el Telemarketing es una pieza fundamental en la labor comercial de su empresa ya que haciendo una buenautilización del teléfono nos va ayudar a:

Mejorar la imagen de nuestra empresa.
Mejorar la rentabilidad de su negocio.
Incrementar el número de visitas y pedidos, ya que se dispone de más tiempo para contactar con clientes y posibles clientes.
El éxito del telemarketing es, la recomendación de que antes de efectuar una llamada, esta tenga una buena preparación con una consiguiente organización y esto solo se consigue estando previamente informado para luego así poder responder y hacer preguntas relacionadas con el tema sin olvidar en ningún momento el papel tan relevante que desempeña la voz y el saber escuchar por parte del tele vendedor como ya nos referíamos anteriormente.

Unos buenos argumentos de venta contribuirán a que el cliente tenga una buena decisión de compra ya que cada día existen más dificultades para enfrentarnos a los mercados cada vez más complejos y competitivos.

El uso del teléfono es como una estrategia de marketing directo ya que llega directamente al usuario permitiendo así, ahorro de costos en publicidad y evitando desplazamientos para ventas directas.

Son muchos los usos que su empresa puede hacer con telemarketing:

Concertar visitas para los asesores comerciales.
Captación, mantenimiento y fidelización de clientes.
Establecer un seguimiento y relación personalizada con el cliente y posibles clientes.
Campañas comerciales y confirmación de eventos.
Actualización de la base de datos.
Asesoramiento a clientes de productos y servicios.
Encuestas de satisfacción.
Información y estudio del mercado.
Aumentar las ventas.
Emisión y recepción de llamadas.

20 Consejos para optimizar las llamadas de telemarketing

Tener a mano un buen guion de apoyo.
Transmitir que nos dirigimos exclusivamente a empresas de su sector para que el gerente no interprete que estamos llamando y dirigiéndonos a todos los sectores.
Tener un buen conocimiento de lo que se está vendiendo u ofreciendo, explicando en todo momento los beneficios del servicio o producto.
Explicar en pocas palabras lo que estamos ofreciendo de la forma más clara posible, hablando lo justo para no cansar al cliente.
Realizar siempre anotaciones. De esta manera, si en la primera llamada no conseguimos contactar, nos será muy útil para efectuar la siguiente llamada.
Las primeras frases que digamos en la presentación son las más importantes y de ello dependerá que nos escuchen o no.
Ir mejorando, retocando, modificando el guion… que será fruto de las respuestas de los clientes.
La entonación es fundamental para transmitir seguridad.
El apoyo del coordinador es muy importante, ya que nos ayudará a plasmar en el argumentario sus ideas, cambios, motivación, intercambio de impresiones sobre la razón por la que se vende menos, lo que podemos mejorar, etc.
Tener en cuenta las mejores horas para llamar y aprovechar en todo momento el cierre de la visita o venta.
La motivación para trabajar, un estado de ánimo positivo es fundamental. La figura del coordinador como apoyo es muy importante en este punto.
Un buen clima/ambiente de trabajo.
La sonrisa al teléfono, la voz. Una voz amable, un buen vocabulario, la velocidad con la que se habla, tener la capacidad de adaptarse al perfil del interlocutor es importante para conseguir el objetivo de venta.
Transmitir confianza y seguridad durante la exposición.
Evitar en todo lo posible cansar y agobiar con argumentos del tipo lectura (conseguiremos que no nos escuchen y terminen finalizando la conversación).
Conseguir saltar el filtro de la secretaria, tratándole de explicar lo mínimo, para evitar dar más explicaciones innecesarias sobre el motivo de nuestra llamada.
Manifestar, una vez conseguido contactar, que no queremos en ningún momento interrumpir y que agradecemos mucho su atención.
Mencionar el nombre de la persona con la que se está hablando durante la conversación, esto hará que capte aún más su atención por escucharnos.
Dar la oportunidad de participar en la exposición, haciendo preguntas y escuchándole sin interrumpir.
Al principio de la llamada, reitero, no hay que agobiar. Hablar despacio para que al interlocutor le dé tiempo a ir asimilando poco a poco nuestra presentación, y una buena forma es haciendo pausas.