Es conocido el éxito de algunas aplicaciones en SaaS, algunos de los sectores en que han triunfado como el CRM, la Gestión de Proyectos, Encuestas online,entre otros, ha sido por ser aplicaciones muy delimitadas, no requieren parametrización y son usables desde el primer día.

Por otro lado, el gran ERP, integrador y generalista tiene en contra los altos costes de parametrización y formación, requiere gestión del cambio y presencia física.

Creemos que la sectorización es una necesidad, no una elección. Por un simple motivo, el cliente. Sectorizando el ERP conseguimos:

Hablar el mismo idioma que el usuario, y se sentirá identificado con el producto,
Requiere menos formación, puede ser autoformativo,
No requiere parametrización y puede usarse desde el primer día.
No requiere inversión inicial, lo que supone menores costes.
Es expandible, contratas aquello que necesitas.
Facilita la movilidad y la internacionalización, además no requiere presencia física.
Poder introducir en las Pymes tecnología que no podrían adquirir de otra forma.