En 2017, muchas pymes han comenzado a incorporar de forma más o menos masiva la tecnología en sus modelos de negocio. Algunas han proyectado su imagen en internet con una web corporativa, pero no se trata de eso, las posibilidades que nos ofrece Internet y las herramientas que podemos encontrar para mejorar la productividad son prácticamente ilimitadas. Las pymes han recuperado el contacto con el cliente y con el mercado, el lenguaje se ha vuelto más humano y directo dejando de lado expresiones rebuscadas y artificiales. Comienzan a no mirarse al ombligo y comprenden que existen por el cliente y para el cliente, que además quiere que se hable su lenguaje y desea cada vez más poder interactuar con otros como él, desde cualquier lugar.

La pyme para abordar estas nuevas reglas de juego tiene que permitir el acceso de sus trabajadores a Internet de forma transparente y responsable, formando al trabajador y monitorizando el acceso abusivo. En este sentido el trabajador es más productivo ya que puede acceder a herramientas diseñadas para mejorar y optimizar el tiempo y la empresa cada vez más competitiva.

La pyme en 2017 tendrá que ser más competitiva para continuar en el mercado e internet puede ofrecer a nivel tecnológico una ventaja en este sentido. Este año la pequeña y mediana empresa apostará fuertemente por su incorporación en el mundo Internet y de las nuevas tecnologías en las siguientes áreas:

Software SaaS, una forma de distribución de software se está imponiendo en el mercado desde hace algún tiempo. Es el software online y cloud computing, este nuevo modelo reduce los costes tanto de implantación y mantenimiento en la pyme y está especialmente indicado para áreas como la gestión de los clientes, facturación, marketing digital, gestión equipos de ventas, etc…
Redes Sociales, abriendo canales de información con el mercado, acercándose y mejorando la satisfacción de los clientes, conociendo lo que opinan de nuestra marca, ya que esa opinión es lo que somos.
Seguridad Informática, abrir la puerta a internet en la empresa requiere de una planificación y monitorización, es necesario ofrecer seguridad a la organización, al usuario y al cliente.
Comercio electrónico, los nuevos comportamientos del consumidor de compra pueden abrirnos un mundo de posibilidades de líneas de negocio que antes no tenían en su portfolio de productos/servicios.
Movilidad, como tendencia a estar siempre conectados, ya sea a través de dispositivos móviles o tablets. A nivel empresarial redundará en una mejora indudable de la productividad.